Y continuamos con los libros que el Estudio Ghibli arruinó adaptó de maneras chuscas. Pero insistiré al menos en que las mejores películas de ese estudio son las

Una portada

Una portada viejita

que escriben ellos mismos.

Pobre Howl’s Moving Castle. Pocos libros he conocido con nombres tan traducidos y re-traducidos de tantas maneras. En España le pusieron “El castillo ambulante,” que para mi gusto se lleva el premio a los malos títulos. Disculpen, pero no me gusta el verbo “ambulante,” me hace pensar en caminar porInsurgentes y no poder pasar entre tantos puestos.

En México, donde no lo conoceríamos sin la película, se le puede encontrar ya con el título de la película (“El Increíble Castillo Vagabundo”) o “El castillo errante de Howl”. Esa es una traducción muy acertada, creo, pero también debo reconocer que adoro la palabra “errante”, porque me remite a los caballeros errantes que siempre son buenos.

Primero, la anécdota.

Leí este libro hace unos cinco años. Yo estaba viviendo en Japón en ese entonces, y cada día mientras caminaba por el metro veía unos carteles escritos conuna fuente tan extraña que, a pesar de estar estudiando japonés, yo no podía descifrar. Junto a ellos había el dibujo de una viejita con un perro y, en fuente normal, una frase que decía “Vivieron los dos.”

Poster japonés

El poster en cuestión. ¿Cómo leer eso?

Vaya. Bien por ellos, fue lo único que pensé. Estaba en eso cuando mamá-japonesa me dijo que era la última película de Ghibli, y que se le hacía curioso que aún estuviera en cartelera porque se había estrenado hacía más de dos meses. Por mi parte, me pareció que no podía dejar Japón sin verla. En ese entonces me consideraba una otakui (el significado es tarea) y como tal no podía dejar pasar la oportunidad de ver una película de Estudio Ghibli en el cine.

Yo vivía en Hatogaya-shi, al norte de Tokyo. El único cine que aún la daba quedaba en Chiba-shi, al sur de Tokyo. Así que me un miércoles me subí al tren y cruzé todo Tokyo para ir a ver Hauru no Ugoku-Shiro. Los miercoles, por cierto, también es día barato en los cines de Japón. Aún así son carísimos.

La sala estaba llena de viejitos que me miraban feo por comer bombones. No recuerdo si había cortos, pero asumo que sí.

No entendí nada, sobra decirlo.

Pero cómo me gustó.

Unos días después andaba con una amiga colombiana cazando libros para repasar kanji y entramos en una librería que presumía tener material en inglés. Nadie hablaba el idioma (como en todo Japón) pero tenían una copia de Howl’s Moving Castle, misma de la que me aferré para leer. ¿Qué les puedo decir? Es un libro maravilloso, sencillo, se lee como el agua en una misma tarde.

La escritora, Diane Wynne Jones, es maravillosa. Exude libertad. Cada vez que la leo, deseo poder escribir como ella. Tomando en cuenta de que fue alumna de Tolkien, también me gustaría ser ella, pero eso es para otro día.

¿De qué se trata?

En la tierra de Ingaria, donde los cuentos de hadas son más bien reales, hay una chica llamada Sophie. Es la mayor de tres hermanastras, y eso la convence de que su vida va a ser, sin duda alguna, un fracaso: así pasa en los cuentos de hadas. También se considera fea, porque las hermanastras siempre son feas. Así que se dedica a hacer sombreros, profesión suficientemente aburrida para una hermanastra mayor.

Desafortunadamente, los sombreros que hace Sophie tienden a cambiar la vida de los que los usan, y eso no le agrada a la Bruja del Páramo, que no quiere otra hechicera en su territorio (aún si es accidental como Sophie). Así que para eliminar la competencia, visita un día a Sophie y la transforma en una vieja cascarrabiasde unos setenta u ochenta años. Sophie tiene que huir de su casa y busca hospedaje con el mago Howl, de quien se dice que devora corazones de mujeres jóvenes.

"Song", de John Donne.

Mi maestra de Historia Literaria V me pegaría, pero ¿cómo no se va a confundir esto con un hechizo?

¿A qué lleva esto?

A citar a John Donne, primero que nada. Y a Hamlet.

Bueno, primero que nada la lleva a darse cuenta de que eso de “devorar corazones” es en realidad una metáfora: Howl es un guapo chico de veintidos, incapaz de sentar cabeza, que anda por la vida dándole serenatas a cada muchacha que se le cruza en el camino. Sophie, convencida no sólo de que tiene setenta años sino de que es fea, se siente segura de que Howl no se va a interesar en ella.

Mientras tanto, descubre que la magia de Howl nace de un demonio llamado Calcifer que, por el momento, Howl tiene amarrado a la estufa y lo usa para cocinar. Como ser mágico, Calcifer se da cuenta de que Sophie trae encima una maldición y promete liberarla de ella si primero ella lo ayuda a él a escapar del hechizo que lo mantiene atado a Howl.

En el camino hay malentendidos de todo tipo, hermanas que cambian de lugar, hechizos y, principalmente, berrinches por tinte de cabello. Este es un libro divertido antes que cualquier otra cosa: no busca ser profundo ni hablar de temas espinosos, pero logra crear una empatía perfecta con los personajes.

Y tiene lo que para mí es la dosis perfecta de romance: un poco más de un poco. Sophie está convencida de que es vieja y por lo tanto ya no está en edad de esas cosas, y Howl es, literalmente, un hombre sin corazón.

El problema…

…es precisamente lo ligero que es. Sé que no todos disfrutan de eso. No, en este libro no hay mucha angustia por un amor no correspondido, no hay intensos debates acerca del ser y el deber, ni batallas épicas de magia y espada. No hay nadie destinado a matar a nadie, ni hay sacrificios en el nombre de nada.

En términos de fiestas, es un libro que prefiere salir con un par de amigos a platicar, y morirse de la risa mientras cuentan acécdotas de otros tiempos. Es un libro que antes de tener un personaje martir y sufrido prefiere a uno personaje principal tan borracho que cita a Hamlet sin querer, no encuentra las escaleras, y que chilla como niña de secundaria cuando sin querer se pinta el pelo de rosa.

De la película, claramente

Bueno, ¿qué mujer no amaría a un hombre al que le salen plumas y moco?

Pero citan a Donne, muy seguido. A veces lo confunden con hechizos. ¿Quién no lo haría, pa’lo complicado que es ese hombre?

Otro problema nace precisamente de la adaptación que hizo Miyazaki. El problema es que, para ser adaptación, no tiene nada que ver con el libro original. Comparte el nombre y posiblemente la edad de Howl y Sophie, todo lo demás cambia. Michael, el ayudante adolescente de Howl en el libro, se transforma en Markl, un niñito. La bruja del Páramo deja de ser una joven seductora para ser una viejilla rara que da lecciones de la vida y fuma habanos. Y la profesora de Howl, sin que yo entienda por qué demonios, se convierte en la mala de la película.

No, no entiendo a Miyazaki. ¿Para qué adaptar a un libro que vas a cambiar completamente? Ahí donde el libro de Jones es ligero y divertido, la película de Miyazaki es solemne y trata de enseñar a todos que la guerra es mala. Nunca queda claro qué guerra se pelea, contra quién o por qué, pero no le importa a nadie. En fin, no puedo decir que no me guste la película: es realmente bonita, dramática, con excelente animación y música divina. ¿Y las escenas en que se mudan de casa? Uf, qué bien hechas. Y cuando ella viaja al pasado, qué música. Esperen, tengo que mostrarlo:

星を飲んだ少年, el joven que bebió una estrella.

Pero con todo lo que me encanta al película, no se debe leer el libro con ella en mente.

Edición reciente

¿Vale la pena?

Sí, oh sí. Es corto, es delicioso y se puede leer de una patada. El final es abrupto, sí, y un poquito confuso, pero nada complicado. Se lo recomiendo a todo el que guste leer fantasía o literatura juvenil, o todos los que busquen un regalo. Si sólo han visto la película, lean el libro para tener una visión diferente. Tal vez no va a ser un libro que marque a nadie de por vida (o tal vez sí, ya que a mí me marcó bastante) pero es un buen libro, entretenido y misterioso. Todo lo escrito por Diane Wynne Jones resulta así: ligero, divertido, intercomunicado.

Por el momento estoy segura que este libro ya se puede encontrar en español, así que ¿qué esperan?

O les presto mi copia japonesa-en-inglés. Ha pasado a tantas manos ya, en mi afán de obligar a todo mundo a leerlo…