¡Hola a todos! Y aquí de nuevo con lo que se está volviendo el post semanal. Cada semana pienso “Ahora sí voy a postear algo más,” pero cada semana se me va como agua y no pongo nada.

En fin.

Como ustedes saben (o como se acaban de enterar al leer el título), hace unas semanas presenté “Los doce sellos” al público de la estación de metro La Raza. Aunque yo estaba hecha un manojo de nervios, tengo que decir que todo salió no bien sino increíble. Hubo mucha gente, muchos libros regalados, y lo mejor de todo es que tengo un libro gigante.

Los doce sellos, XL.

Los doce sellos, XL. (o en folio completo)

Bueno, tal vez eso no sea lo mejor. Pero es increíble de cualquier manera y eso no me lo quita nadie. Tan no me lo quita nadie que me lo traje a mi casa y lo tengo junto al buró.

Para volver al tema original, me temo que en esta ocasión no les puedo poner el texto que leí porque (de nuevo) estaba tan nerviosa que se me olvidó leer lo que había escrito, y en vez de eso hablé y hablé. ¡Y fui coherente, a pesar de eso! Lo sé, lo sé. ¿Quién diría que uno de estos días iba a ser coherente al hablar sin apoyo?

Culpo a las musas. Estoy segura que Clio entró en mí para dar ese discurso… o Thalía, dadas mis babosadas. Bueno, pero basta de chistes de mitología griega. Tengo fotos que mostrarles, después de todo.

Antes de empezar

Empezó a llegar gente desde mucho antes de empezar. Al fondo podemos ver a los amigos de RVP Radio, Fernando Elías y el joevn Barajas. ¡Saludos!

Música de la tarde....

Con música de Pedro Quintanar, que amenizó con Greensleeves, Fly me to the Moon y... esa de Delgadillo. ¡Perdón, se me fue el nombre!

Los ponentes

Los tres mayores participantes. Siempre se me ha hecho chistoso llamarlos "ponentes," tomando en cuenta que no "ponen" nada... pero no debrayo, no debrayo.

Yo, Libro Enorme, Fondo también Grande

No me esperaba ese fondo, pero tengo que decir que me encantó. ¿Ven ahora qué tan grande es el XL?

Francisco De Souza, Director de medios del Metro.

Leyó un discurso bonito acerca de mi libro, y por eso y por la oportunidad de hacer esto le estoy agradecida.

Eduardo Claé Almeida, Secretaría de Cultura GDF.

El Sr. Eduardo Claé Almeida, representante de la Secretaría de Cultura del DF. Le agradezco que haya venido.

MUCHOS LIBROS

Lindo altero, ¿no? Todos y cada uno de esos libros obtuvieron dueño al final de la tarde. ¡Espero que sean leídos, claro!

Uyyy la emoción!

¡Y aquí no se nota la emoción! Movía las manos como loca (¿como mujer?), me emocioné...

Y creo que asusté a algunos.

...y quién sabe qué dije, porque los dos señores se ven ligeramente asustados. Tal vez fue la parte en la que dije que deberían de sacar a Don Quijote de la lista de lecturas de secundaria... ¡Es que nadie lo lee, y nomás aburren a los chavos!

Galletitas :D

Pero está bien, las galletitas lo resuelven todo. Eso y la sidra sin alcohol, que estaba bien fría y era uno de esos días bien calientes.

o_O!

¿Qué estaba sucediendo aquí que ameritara esa cara? Así de "o_O!". ¿Qué pasó? ¿Me stalkeaban? ¡¿De nuevo?!

La velocidaaaaaad!

¡Y a firmar autógrafos! (léase: "Uy me siento importante") Nótese la velocidad de la pluma! Y la mano del fotógrafo, Oscar Mauricio Carbajal, que captura eso aún con mi chafilla cámara...

Esa chava me cayó bien.

Fuera de toda broma, me habría gustado llevar más libros para regalar. La gente sí lee, pero no piensa en leer... esto es, no va a las librerías. Un libro regalado es un libro leído.

Que linda soy.

Mírenmemírenmequelindameveo. Fue bien padre que la gente se acercara a preguntarme del libro, o a decirme lo que pensaron de lo que dije.

Con RVP

Con uno de los nuevos chicos de RVP Radio. ¿El nuevo programa, pa'cuando chicos? ;D

Tuve que seleccionar fotos, porque Oscar sacó muchas y muy bonitas. Todo salió precioso, la verdad, entre la lona enorme, los pendones, el libro gigante y Greensleeves tocando mientras hablaba yo.

Pero creo que lo que más recuerdo fue una señora que se me acercó al final, y me dijo que ella nomás iba de paso, y que aunque vió el display no se pensaba detener. Pero que cuando oyó lo que estaba diciendo yo se interesó mucho, “le llegó,” y decidió quedarse, y que no se arrepentía. Se llevó muy contenta su libro, y yo nomás espero que lo haya disfrutado.

En fin, hasta la semana que entra…. o antes, si puedo :P

Anuncios